Seguidores

31 de octubre de 2014

SITGES 2014 - EL PARAISO COSTERO DONDE CADA AFICIONADO SE HACE SU PROPIO FESTIVAL -








Como cada octubre por tierras del Garraf catalán se celebra la 47ª edición del festival internacional de cine fantástico de Catalunya Sitges 2014. Este año nos encontramos con nada menos que 40 películas en la sección oficial a competición lo que ha supuesto para los miembros del jurado todo un “tour de force” poder votar la mejor película del certamen con tanto título. Las tres salas del festival se encuentran sin literalmente hueco para poder programar más con lo cual en 10 días tenemos una selección de más de 200 películas para elegir.

Ante semejante avalancha mucha prensa escrita ha definido este festival como el “make yourself” de los festivales o hazte tu propio festival a tu medida, gustos y necesidades. Una muy buena opción bajo mi punto de vista ya que cada persona vivirá su propia aventura cinematográfica y eso pocos festivales lo ofrecen.

Pero, según fuentes fidedignas de prensa y radio, el director desde el año 2001 Ángel Sala comentó que desde el festival quieren dar un giro radical para el año que viene o el siguiente y proyectar menos películas y menos secciones donde el público seguirá siendo protagonista con sus votaciones. Todo cambio si es a mejor está perfectamente comprendido, ¡larga vida a nuestro festival catalán venerado en todo el mundo!

Este año la oferta ha sido generosa tanto en cantidad como en fantástico de calidad venido de todas partes del globo con una menor afluencia del antaño prolífico cine asiático y la animación.




Mi “make yourself” en elecciones del festival fueron: 
 
The world of kanako (Tetsuya Nakashima 2014 Japón)


Cuando Kanako, hija pródiga y alumna intachable, desaparece, su madre no duda en llamar a su exmarido, un policía poco ortodoxo. A medida que la investigación avanza, la imagen idealizada de Kanako se va resquebrajando, dejando entrever que, bajo la excelencia, la chica esconde otra vida, más oscura y secreta. 

Siempre se ha dicho que la sociedad japonesa está más adelantada que otras sobre todo respecto a la tecnología, pero lo que el director nos muestra aquí es una decadente y desquiciada juventud que vive en un mundo mega evolucionado y peligroso a escondidas de sus adultos. Y aquí es donde entra en acción el padre en cuestión, un ex detective alcohólico, violento y separado de su familia, que deberá descender a los infiernos para salvar a su pupila.

La investigación de su desaparición nos cuenta a modo de flashbacks en el tiempo todo lo sucedido en el entorno extra-escolar de la joven Kanako y sus genes darán cuenta de lo que es capaz de hacer en su mundo sin valores, ya lo dice el dicho, de tal palo…

Nos encontramos ante un film con una estética muy cuidada como ya es normal en el cine de Tetsuya Nakashima, mezcla de escenas muy locas del prota con otras video-cliperas que dan un buen resultado en sus 2 horas de duración. Aunque eso sí, tras ver esta “el mundo de kanako” mucha gente recordará y comentará que Confessions es su obra cumbre sin duda.

Una nueva vuelta de tuerca japonesa del personaje atormentado hasta niveles en ocasiones excesivos que recuerda la trilogía de la venganza de Park chan-wook y una feroz interpretación de Koji Yakusho que se come la pantalla de un bocado. Final con un desenlace brutal como era de esperar en estas producciones niponas.









The double (Richard Ayoade 2013 Reino Unido)


Adaptación contemporánea de la novela de Fiodor Dostoievski sobre un burócrata que empieza a perder la cabeza cuando un doble exacto a él aparece trabajando en su misma oficina y parece tener intenciones de suplantarle.

Simon James encarna al perdedor en una sociedad que lo rechaza pero que en cambio cuenta con un gran talento en su trabajo aunque sea ninguneado.

El director Richard Ayoade, el comico británico de la serie los informáticos (the IT crowd) nos plantea un juego entre los dos personaje idénticos que representan sus dos personalidades totalmente opuestas, Jekyll y Hyde, aunque en este caso nos revela un camino hacia la autoestima y un desenlace menos tortuoso que el de la novela de 1848.

Un mundo distópico y kafkiano con toques de la película Brazil de Terry Gilliam y con un diseño y universo lleno de detalles que llaman constantemente la atención del espectador, ascensores, luces, televisores y fotocopiadoras se unen en pro de hacer la vida imposible al pobre Simon. El cuento de Ayoade es también una tierna historia de amor y superación sobre la existencia mezclado todo con dosis de humor sarcástico, el hombre corriente en un sistema establecido, capitalista y que le deja sin libertad como ser humano.

Con unas interpretaciones más que correctas de los personajes la película nos podría haber mostrado más concretamente y adentrarse mucho más de lo que lo hace en los males del capitalismo actual. En resumen, una historia compacta, correcta y con una música que crea la atmosfera perfecta en cada escena. Además con un mensaje esperanzador y feliz como colofón, “si te lo propones, todo es posible”.


 







No tears for the dead (Lee Jeong-Beom 2014 Corea del Sur)


No es habitual que Gon, un experimentado asesino a sueldo, cometa un error; pero tras matar por accidente a una niña, le encargan eliminar también a la madre, una mujer envuelta en una peligrosa conspiración. Cuando Gon se enamore de su objetivo, su profesionalidad se verá terriblemente comprometida.

A veces hay escenas que por un motivo u otro nos dejan huella y un recuerdo agradable cuando recordamos una película en cuestión y esta película del director de “El hombre sin pasado” tiene un inicio impecable en un night-club que nos introduce en una trama de mafias hasta el climax final del enfrentamiento.

Entre medias lo que todos esperamos, es decir, presentación de los personajes y argumento obligado aunque la narración se ralentiza demasiado, quizás debido a un arranque más que correcto y que nos da esperanzas de que lo que vendrá será parecido.

El director repite género y estilo visual lo cual es un disfrute en las escenas de acción rodadas con detalle y virtuosismo donde la coreografía y fotografía están a la altura. Historia de bandas con alguna que otra elipsis argumental y personajes que luchan por la supervivencia propia o del clan.

Una película muy al estilo del cine de acción de hong-kong pero que está rodada en corea del sur, otra nueva muestra del buen cine que se está realizando por ese país y en el que se han especializado de manera notable. Un conjunto aceptable y sobretodo una posibilidad de ver cine de fuera de nuestras fronteras y de género ya que no tendremos oportunidad de degustar por no tener distribución en nuestro país.
 








Over your dead body (Takashi Miike 2014 Japón)


Un grupo de teatro ensaya un clásico de misterio, en el que la traición y la venganza ocupan un lugar central. La vida entre bastidores se verá salpicada de sangre cuando lo fantasmagórico abandone la ficción e irrumpa con terribles consecuencias en la realidad. 

El bueno de Takashi tiene un don para esto del cine puesto que hay pocos directores que cada año nos distraigan con 2, 3 o incluso más películas como hace Miike aunque claro todo tiene sus pros y contras.

En este caso no estamos delante de un encargo ni pifia como a veces es común en su cine, su film se centra en una obra de teatro japonesa de fantasmas muy famosa llamada “Yotsuya Kaidan” escrita en 1825 por Tsuruya Nanboku IV la cual sigue siendo una influencia y fuente de inspiración para el horror nipón.

Como espectadores veremos cómo transcurre la vida entre bastidores de los actores sobre todo cuando entren en juego las consecuencias de que la ficción se convierta en realidad.

Es aquí donde se centra el encanto del film, en ir desgranando las diferentes partes de la ficción (obra de teatro representada) y la vida cotidiana que se expone para desembocar en un trágico final.

Las excelencias técnicas se centran en el detalle y la dedicación que ofrece Miike a la realización de la obra en la película con unos decorados móviles bonitos y efectistas.

De nuevo un thriller con ambiciones y venganzas a partes iguales, con un final que ya nos tiene acostumbrados desde la excelente “audition (1999)” y que podríamos llamarlo como “momento Takashi Miike” donde los pelos de punta están asegurados y que contrasta con lo que hemos presenciado durante el metraje de un film muy psicológico lleno de flashbacks.

Una declaración de principios al folklore tradicional japonés del director nipón con unas interpretaciones y puesta en escena a la altura.










The signal (William Eubank 2014 USA)


Tres estudiantes desaparecen sin dejar rastro. Lo último que estaban haciendo era investigar la pista de un hacker de ordenadores.

A priori, nos encontramos con un argumento que llama la atención a los fans del género, tiene unos 40 minutos muy correctos y que auguran una buena trama. Pero a partir de ahí la trama se hace lenta sobre todo en los interrogatorios y el suspense que quiere crear el director en el espectador al no querer contar demasiado pronto que es lo que sucede y dejarlo demasiado tiempo “in the air”.

Es justo cuando la película se parece bastante a su predecesora “Love (2011)” que narra la historia de un astronauta solitario en una base espacial, nada que ver por desgracia pero que nos hace que recordemos la gran “Moon (2009)”, un virtuoso y asfixiante viaje espacial del hijo del camaleónico David Bowie.

A continuación en el tramo final de metraje gira por segunda vez su temática y se convierte en un thriller puro y duro de huida entre los tres personajes perseguidos por un Lawrence Fishburne en un idéntico papel del que hiciera en “Matrix” algo que le deja muy encasillado y falto de credibilidad en esta ocasión.

Con un presupuesto austero la película tiene unos efectos especiales novedosos y sorprendentes, de momento ya ha sido la ganadora a los mejores efectos especiales en Sitges 2014 y seguro que recibirá más premios en su carrera por los festivales.

La originalidad en este tipo films es difícil ya que el género sci-fi está bastante trillado en el cine con lo cual siempre hay referencias de algo que ya hemos visto o que se le parece mucho, es algo normal y lógico. Pero de todas maneras también tiene su mérito el director en crear algo personal en estos buenos tiempos que corren plagados de series e historias que tratan el tema de la ciencia ficción en un futuro cada vez más próximo y real.

En definitiva, no es brillante pero si que tiene momentos muy notables como el desenlace final típico de este tipo de historias imaginarias y futuristas, ¡larga vida a la sci-fi!









Las recomendaciones de este año han sido muchas, un breve repaso de lo que nos puede llegar a las salas:



I origins de Mike Cahill, la ganadora como mejor película de este año, del director de Another earth vuelve a acercarse al género de una manera muy personal.


It follows de David Robert Mitchell, un cruce entre el cine indie y la obra de John Carpenter.



The babadook de Jennifer Kent, una de las sensaciones de los festivales de género de esta temporada.



Wat we do in the shadows de Taika Waititi, Jemaine Clement. Unos vampiros de andar por casa nunca mejor dicho.



Young ones de Jake Paltrow, una propuesta fresca y con imaginación.



A hard day de Kim Seong-hun, humor negro con pulso hitchcockiano para un thriller con

escenas de acción muy realistas.



Magical Girl de Carlos vermut, un triángulo mágico con un estilo entre el mejor haneke y

almodobar.



Relatos salvajes de Damián szifron, cine de guerrilla y humor negro con un reparto estelar.



Tusk de Kevin Smith, el director de Clerks nos relata una historia de terror tras red state.



The tale of princess Kaguya de Isao Takahata, tras la tumba de las luciérnagas takahata nos deleita con su cine de animación de muchos kilates.



Starred Up de David Mackenzie, película independiente con fuerza y sentimentalismo a partes iguales.





 

See you next year!

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Graciasssss por comentar!

Related Posts with Thumbnails