Seguidores

18 de octubre de 2014

LA ISLA MÍNIMA -THRILLER IBÉRICO CON MAYÚSCULAS-




Dos policías, ideológicamente opuestos, son expedientados. La sanción consiste en ir a un remoto pueblo de las marismas a investigar la desaparición de dos chicas adolescentes. En una comunidad anclada en el pasado, tendrán que enfrentarse a un feroz asesino.


La película arrancó su estreno con la polémica de que se parecía demasiado a la serie americana “True Detective”. Pero el tópico se resolvió enseguida al comentar el director que ellos habían rodado cuatro meses antes que los de la serie. Lo que nos preguntamos muchos espectadores es lo curiosa que es la casualidad cuando ambas historias tienen dos protagonistas detectives opuestos en personalidades y como la historia está rodada en sitios tan similares en diferentes países, cosas del séptimo arte.

Con una ambientación sublime y estética ochentera perfecta, vestuario, vehículos y localizaciones se mezclan con unos planos aéreos de las marismas del Guadalquivir, un acierto del director sin duda y que quedaran en nuestras retinas durante mucho tiempo. La isla mínima es una joya de atmosfera decadente y asfixiante.

La historia planteada recuerda a los crímenes de las niñas sucedidos en Alcásser por ciertos paralelismos. Pero Alberto Rodríguez ahonda y nos plantea una visión mucho más compleja y peliculera de lo que pasó llegando a conseguir un verdadero thriller que para ellos querrían muchos estrenos americanos, podemos esperar una compra de derechos para un remake yankie, acordémonos de “abre los ojos” vs “vanilla sky”.

El film tiene los ingredientes que debe tener una película del género. El montaje hace que el ritmo vaya aumentando, desde la lentitud inicial de una investigación, hasta la tensión propia de una persecución o de una escena violenta. Hay escenas crudas, pero la negrura de la película se respira sobre todo en el ambiente.
La dirección artística es potente, hay un gran trabajo de iluminación con decorados oscuros y angustiosos, la fotografía de los paisajes realizada con drones es muy impactante.

Un thriller con casta donde prima la calidad de su guión las interpretaciones y su intachable labor de cine de género. La isla mínima de Alberto Rodríguez es lo que necesita el cine español, historias absorbentes para sorprender al público y por supuesto, cine de kilates e imaginación detrás de una cámara.

La película se alzó con la Concha de Plata al mejor Actor para Javier Gutiérrez y el premio a la Mejor Fotografía para Alex Catalán en el reciente Festival de San Sebastián. 

La cinta española más reveladora del año tiene nombre de isla en las marismas de Guadalquivir ibero.


5 de septiembre de 2014

LOCKE - No hay marcha atrás -





Ivan Locke (Tom Hardy) es un hombre que ha trabajado duro para conseguir su objetivo: llevar una buena vida. Sin embargo, un día, inesperadamente, recibe una llamada que trastoca todo su mundo. Desde ese momento se enfrascará en una peligrosa huida contrarreloj.
En los primeros acordes del film se nos vienen a la mente las reminiscencias de la española “Buried” del director Rodrigo Cortés donde la acción se desarrollaba en un cubículo muy especial. En este caso todo transcurre en un monovolumen y un trayecto nocturno de 85 minutos.

Steven Knight deja claro un mensaje en su construcción del personaje, él es un jefe de obra que a falta de unas horas para llevar a cabo un gran proyecto urbanístico ve como su vida y los cimientos que ha levantado para ella caen sin piedad, ya se sabe, cuando los cimientos no son firmes la casa cae por su propio peso. También transmite el mensaje de que la vida son decisiones que se toman y que intentamos llevarlas hacia la dirección correcta, como el trayecto que seguimos durante un viaje.
Los cimientos de la película tienen nombre de actor y es el Británico Tom Hardy. Sobre el recae toda la trama haciendo una interpretación notable, inteligente y sensata.
El guion nos adentra en sus problemas y su desesperación a través de un hilo narrativo centrado en llamadas de teléfono al personaje.
De esta manera se teje una red de acontecimientos que tiene que solucionar de la manera más sensata. Quizás esas llamadas una tras otra son las que a mi parecer crean un pequeño lastre en  la historia pero no cabe duda que es una muy buena solución para el planteamiento de la trama.
Con toques de “road movie” moderno el film tiene una estética muy noir y sobre todo unos planos notables donde la expresión del protagonista ante los hechos son la mezcla con los planos desenfocados y reflejos fundidos de la cámara en la carretera. Un paisaje nocturno muy envolvente.

Nos encontramos ante el minimalismo en el cine con un bajo presupuesto y un rostro al volante. En este caso es todo lo necesario para este tipo de películas de corte minimalista y tan alejadas del cine comercial donde se desarrollan ciertos valores de la vida como el amor, la responsabilidad, la pasión por el trabajo y la familia o la conciencia propia.
En definitiva Locke es una película curiosa, pero que realmente queda lejos de convertirse en una obra redonda, eso si, es un soplo de aire fresco dentro del cine inglés. Una pequeña pieza que se convierte en un buen relato humano, sobre nuestras virtudes y nuestros defectos.


3 de julio de 2014

EL SUEÑO DE ELLIS - La felicidad interpretativa de Marion Cotillard -



En 1921, Ewa y su hermana Magda dejan su Polonia natal y emigran a Nueva York. Cuando llegan a Ellis Island, a Magda, enferma de tuberculosis, la ponen en cuarentena. Ewa, sola y desamparada, cae en manos de Bruno, un rufián sin escrúpulos. Para salvar a su hermana, Ewa está dispuesta a aceptar todos los sacrificios y se entrega resignada a la prostitución. La llegada de Orlando, ilusionista y primo de Bruno, le devuelve la confianza y la esperanza de alcanzar días mejores. Con lo que no cuenta es con los celos de Bruno.
Hacia tiempo que no nos encontrábamos en las salas de cine ante uno de los más bellos homenajes al cine clásico. 
Un homenaje a películas de las que no se producían hace tiempo y con un estilo cinematográfico que siempre será una delicia para todo cinéfilo. El recuerdo a grandes clásicos empapa la imagen sepia de una América corrupta, amarga y sombría en cuyos cimientos yacían los sueños e ilusiones de gran parte de los inmigrantes que llegaban a ella buscando lo imposible en sus lugares de origen. Un melodrama que se prolonga durante dos horas y que su desarrollo alaba la fortaleza y el valor de aquellas personas que cambiaron todo por buscar una oportunidad en la tierra de las promesas tras la Gran Guerra, demostrando a la par la cruda realidad que encontraban al llegar.


Una historia sensata, sencilla y efectiva, donde las grandes interpretaciones tienen cabida y una Marion Cotillard hace gala de su versatilidad para interpretar a un personaje que se encuentra constantemente al límite, estirando la soga que sostiene Joaquin Phoenix por el otro extremo. Phoenix vuelve a desenmascarar a un personaje irritante, pretencioso, grosero e incluso grotesco, para acercarnos a su desvergonzado sentimiento de culpa tras mostrarse como un celoso enamorado. En el forcejeo, Jeremy Renner destaca como la luz en una historia oscura y con giros en la trama.


Estamos ante la desmitificación del gran sueño Americano donde los personajes no consiguen o no les va como soñaban respecto a sus metas u objetivos aunque pelean con uñas y dientes para ello.
En este caso James Gray nos muestra que la verdadera patria no es un trozo de tierra o lugar donde habitamos sino que lo real y eficaz es la importancia de la familia y los sentimientos hacia los que nos rodean.
La música, aunque discreta, acompaña la ambientación de la época de los años 20 de una manera brillante, cabe destacar el gran trabajo de fotografía de Darius Khondji. 
La ambientación nos transporta a esos años y los personajes nos muestran su lucha por conseguir sus sueños y los de sus familiares. 
La película consigue despertar nuestra empatía; hacernos disfrutar de un viaje en el tiempo a la vez que sufrimos con ellos. Me arriesgaría a decir que es una de las mejores propuestas de lo que va de año o, al menos, una de las menos habituales, y es que ver a actores del siglo XXI trabajar como si estuvieran en el siglo XX no es muy común y resulta curioso.
Atención a la escena final donde el director nos ha regalado un plano que quedará como uno de los más perfectos, brillantes y explícitos del género drama-romántico y es que películas tan bien realizadas como El sueño de Ellis no se ven cada semana en las salas.





26 de junio de 2014

NEW WORLD - El nuevo "godfather" Coreano -






En New World, Lee interpreta a un detective infiltrado en la mayor banda criminal del país, Choi Min-sik es su mentor, el detective Kang, y Hwang es el segundo al mando de la banda criminal. Cuando el jefe de la banda muera, su segundo tomará el mando y una lucha interna por el poder y el acoso de la policía hará que el detective infiltrado tenga que tomar una decisión final sobre donde está su lealtad y a quien traicionará.
De nuevo nos topamos con un film made in Corea del Sur donde en este caso las triadas chinas y sus ansias de poder son el pan de cada día.
La trama nos cuenta de manera apasionante y sosegada el nacimiento de un mafioso partiendo de la base de un hombre correcto, serio y recto que traspasa el umbral hacia el crimen y lo desconocido.
El director Park Hoon-jung declaró en la presentación de la película en el Festival Internacional de Sitges, que esta era una mezcla de Infernal Affairs (Lau Wai Keung y Alan Mak, 2002) y The Godfather (Francis Ford Coppola), y no le falta razón ya que bebe de ambas fuentes.


Es un mundo violento y descarnado donde cualquier minuto puede ser el último nos encontramos con los dos bandos, polis contra gansters.
Pero aquí, en lugar de luchar abiertamente por el poder, mafiosos y policías lo hacen con otro objetivo en mente. Los mafiosos tratan de elegir correctamente su bando, posicionarse del lado del nuevo jefe para que ejerza de escudo ante las consecuencias de sus acciones.
En el otro bando la estrategia no es eliminar a traficantes, ya que otros ocuparán su lugar y eso daría pie a abrir nuevas investigaciones. El propósito es el mismo, controlarlos y saber tratarlos para que limiten su campo de acción todo lo posible.
En ambos bandos la finalidad es no acabar en un barril en el fondo del mar, algo parecido a lo que sucede en muchas ciudades de México con los cárteles. Es por ello que apenas hay escenas que traten temas familiares fuera de la trama policial-mafiosa. No hay tiempo para la familia, este mundo lo absorbe todo, si es que tu objetivo es sobrevivir.
El nuevo perfil de los infiltrados en bandas fuera de la ley es despiadado y sin reservas, dando a entender que la propia policía es la que obliga a deshumanizar a sus hombres para poder desempeñar esta labor con éxito. La soledad, la incomprensión y la desesperanza son los únicos compañeros de estos infiltrados que firman su sentencia de muerte al aceptar dicha misión. Porque cuando un policía no puede ejercer como tal, ¿Entonces qué es? ¿En qué se convierte? Son hombres sin identidad, sin pasado, con un presente negro y un futuro más que incierto, en el que las posibilidades de acabar rendido al enemigo son más altas que la de lograr la meta inicial. Un claro ejemplo del ser humano que tiene que adaptarse y comportarse a según el terreno en el que se encuentre.
El film tiene, como no, sus dosis de violencia características del genero, pero es una violencia bien filmada y ejecutada. La escena del ascensor será recordada en los siguientes años, y homenajeada por otros directores seguramente (Tarantino, etc).

Como contrapunto el film tiene un metraje demasiado extenso lo cual hace que en algunos momentos de la trama se haga un poco tediosa, aunque en términos generales traza una historia muy lineal y correcta de los hechos que explica y su desarrollo.
En términos de interpretación cabe decir que el reparto cumple con su cometido y como en cada vez mas pelis coreanas tenemos al actor Choi Min-sik que hace un buen papel como nos tiene acostumbrados viviendo su personaje y llevándolo hasta el limite. 
Un actor que todos recordamos de sus inicios por la gran "Old Boy" de la trilogía de la venganza del señor Park Chan-Wok.
El resto de personajes están bien definidos por sus actores aunque en Europa tengamos menos referencias a ellos seguramente en su país son referencia.
Si bien el relato mantiene la intriga y el interés en todo momento, pese a verse venir el desenlace con algo de antelación, su mirada minuciosa y en ocasiones detallista al mundo mafioso esta bastante bien conseguido.
El film de Park Hoon-jung se beneficia del tono crepuscular añadido y de una fantástica banda sonora de Jo Yeong-wook, cuyo tema principal perdurará en nuestra memoria por mucho tiempo. Tanto como esta sensacional película de Park Hoon-jung, que se merece una larga trayectoria comercial tanto dentro como fuera de sus fronteras.




31 de diciembre de 2013

LOS ÚLTIMOS DÍAS - BCN POST-APOCALÍPTICA -




Año 2013. Una misteriosa enfermedad se extiende por todo el planeta. El pánico domina a la población, que se niega a salir a la calle, pues eso provoca la muerte de manera fulminante. Toda la población mundial se queda encerrada en sus casas. Mientras la civilización se desmorona, Marc, sin poder salir a la calle, emprende una misión casi imposible: la búsqueda de Julia, su novia desaparecida. 
Álex Pastor y David Pastor vuelven cuatro años después de infectados (carriers) con el cine post-apocalíptico, y de nuevo lo hacen a raíz de un virus que intentará devastar a la humanidad. Infectados, su anterior película, narraba la historia de un grupo de jóvenes que trataban de sobrevivir en un mundo masacrado por un virus letal y muy contagioso, como vemos hay similitudes de guion entre las dos películas.

En este caso, el virus ya no es el típico que convierte a la civilización en zombi o simplemente es altamente letal y contagioso, sino que provoca una agorafobia irracional, que causa una muerte instantánea a todo aquel que pone un pie en la calle. Esto obliga a la población a resguardarse en los edificios y moverse por las alcantarillas, cual ratas. Llegados a este punto, comienza la verdadera historia; la búsqueda desesperada emprendida por Marc, acompañado por su jefe de trabajo, con el cual hace un trato, con el objetivo de encontrar a la novia del primero. 

El film es entretenido y poco más, carece de trasfondo psicológico y de credibilidad narrativa además de estar plagado de tópicos uno detrás de otro vistos en mil películas made-in-usa. Como ocurre a veces el tráiler promete mucho más de lo que luego nos muestra el metraje, podemos decir que se vende muy bien como producto de consumo cinéfilo.

El punto fuerte de la película es el montaje y los efectos visuales; el ambiente de destrucción, miseria, supervivencia y violencia pone los pelos de punta. Para los que vivan o conozcan de ante mano la ciudad de Barcelona, seguro que les impacta verla de ese modo, muy curioso. Otro aspecto a su favor es la constante mención de barrios de Barcelona y de la red metropolitana lo cual es de agradecer ya que la hace más autóctona para los que vivimos en la city y para el público extranjero será de agradecer el uso de un lugar en concreto para su mejor ubicación. 
Los paisajes post-apocalípticos están bastante logrados, mención especial el final y las calles de Barcelona llenas de una efecto-bosque-exuberante muy resultón.

Tiene un buen comienzo aunque algo desconcertante, cosa que logra atraer la atención del espectador y hacer que este mantenga los cinco sentidos puestos en la pantalla. Los flashbacks en los primeros minutos de metraje son muy acertados aunque creo que peca de hacer demasiada alusión a ellos. Las peleas en los edificios, que parecen campos de batalla, y la travesía por las alcantarillas, ponen la acción necesaria en este género. Bien es cierto, que a la larga la tensión y la angustia van desapareciendo, en gran medida debido a su excesivo metraje y la pesadez de algunos tramos de la peli.
Y creo que ese es el principal problema del filme, la falta de credibilidad en algunos momentos de la película, que echa a perder todo el trabajo anteriormente conseguido.
Hay que aplaudir el intento por parte de Álex y David, los directores y guionistas, de no plasmar una historia plana y simple, sino que se vean reflejados valores como la amistad, el amor, la lealtad, o dilemas como traer a un niño en un mundo de crisis. Digamos que no profundizan demasiado a lo largo de los minutos, pero el intento, ya es de por si admirable.

La película no requiere de grandes actuaciones, pero hay que decir que Quim Gutiérrez y José Coronado se meten de lleno en el papel, sobre todo este último, que una vez más, está espectacular como a lo largo de su carrera ha demostrado. Mención especial también para Marta Etura que recuerda mucho su papel al de la película de Jaume Balaguero “Mientras duermes”, como siempre un amor para la cámara, dota a sus personajes de un carácter muy propio y de autentica dulzura.

Un film destacable pero poco original que se salva por los pequeños detalles que han sabido incorporar los hermanos pastor y que es excelente para exhibir al resto del mundo pero que no cuajará en el panorama español ya que se tildara de americanizado. Recordemos que los hermanos pastor acaban de empezar en esto y seguro que con su imaginación, buen hacer y la experiencia les esperan muchos triunfos fuera y dentro de España.



5 de diciembre de 2013

Cuando el rio suena…que hacer para sobrevivir en una peli de terror si eres prota o secundario


Es un clásico en todas las películas de serie B ochenteras encontrarnos con  los típicos personajes nerds que nunca salen vivos cuando pintan bastos  la cosa se pone fea y viene el psicokiller de turno a por ellos. Hay miles de referencias para los fanáticos de este género que provocan risas por lo cómicas de algunas situaciones.
Por poner un ejemplo hablemos de Viernes 13, un clásico que tuvo 8 partes y algún que otro remake flojito donde “lo que no se debe hacer en una peli de terror” es una constante. Seamos sensatos,  ¿hace falta ir a un campamento perdido en el bosque y acabar como un pincho moruno en una litera tras haber hecho la caída de roma señor Kevin Bacon?, utilizemos la lógica y coherencia ante todo. Otro problema que se solucionaría con unas clases en el GYM. ..el último superviviente o penúltimo suele ser una chica que corre despavorida ante la persecución de Jason pero ¡qué lástima! tropieza con una roca y se come el suelo ante la repentina llegada del susodicho que acaba con su vida en un periquete pensando… no está en forma o se olvidó las gafas en la cabaña, o es lela, ¡otro menos!.
Digo yo, no sería más fácil que si el primer día escuchamos la respiración pausada pero terrorífica de jason decir a la peña, ¡vámonos de aquí que hay un tio raro con una máscara de hockey...y listo, a deambular por el bosque como en The Blair witch proyect!.
Y las familias que viven en Elm Street… ¿es necesario ir a vivir a un barrio donde todo americano sabe qué sucedió en la calle elm?, sinceramente es ir a meterse en la boca del lobo, luego pasa lo que pasa, que tu hija tiene unas ojeras del quince por no poder dormir porque tiene pesadillas con el tipo del jersey a rayas que unos padres quemaron vilmente en una caldera.
Por suerte, todo esto está cambiando y ya no se nota tanto el truco que utiliza el director para ir llegando al enfrentamiento final one VS one. En la serie walking dead no es tan claro como antaño y las escenas buscan más el susto que nos soprenda, aunque hay situaciones que los protas se encuentran en un amplio campo con cientos o miles de caminantes y, ¡voilá! se meten por un bosque y los despistan en cuestión de segundos, eso si, los zombies no dan tregua, tienen un olfato más desarrollado que los humanos y tarde o temprano te encontrarán, osea que ¡hay que lavarse de vez en cuando Rick Grimes!

Nos guste o no las películas del género de terror forman parte de nuestra cultura cinéfila y en ocasiones no está nada mal echarse unas risas con los guiños que se veían en aquellos grandes y míticos títulos del género, Ya lo dice el refrán, cuando el rio suena… ¡Caroline, corre hacia la luz!



Related Posts with Thumbnails